martes, septiembre 15

Buscando afanosamente la dignidad.


Si se perdió! No se como fue.
Si se extravió… no dejé la puerta para que volara.
Si se fue a jugar que ya es necesario que sepa que no es hora de juegos!
Si la llevaron… que la devuelvan pues!
Dignidad.
Me urge encontrarla!
La busqué por todas partes sin hallarla…
Por los rincones no está, porque no me sé callar a tiempo.
En las nubes no está colgada porque se me olvidó usar las palabras apropiadas para acunar un alma.
En mi sombra que me sigue como una niña haciendo bromas menos que menos, porque corre detrás del que siente más cercano a ella mendigando compañía y cariño en extremo.
En el kit de primeros auxilios no se aloja porque las heridas del alma, las de guerra señalan donde quedan inmóviles como lucecitas navideñas.
Dignidad… que caray!
Te llamo a las una, a las dos, y a las tres!
Y ahora…
Ahora resulta… que se perdieron las des y quedó la GE, de la gracia para levantarme las veces que sea necesario y volver a empezar tantas veces sea.
Que se escaparon las ies y dejaron a la ENE… quizás solo ella sea necesaria para decir NO a todo trato desventajoso para mi alma. Aunque un poco de A, ayuda para ACEPTAR solo amor de quien con dignidad ofrece.
Dignidad… hoy se me acabó la paciencia!!!
Si no aparecés… ni te cuento!

1 comentario:

  1. Para escuchar, para pensar, para meditar....
    tus palabras son

    ResponderEliminar